Top 5 por Enrique Zamorano

Le pedimos a Enrique Zamorano que nos hablara de sus cinco libros favoritos, aquí el resultado. 

image

1-. “Las flores del mal”, Charles Baudelaire.

Se podría decir que no hay mejor “cohesión poética” entre la difícil y cabreada mirada que Baudelaire nos deja desde los infiernos en forma de fotografía y su obra artística. En mi opinión, Baudelaire es el primer poeta moderno de la literatura universal. Uno de mis fetiches y secretos es la obsesión que tengo con esta obra. Siempre que voy de viaje a alguna ciudad procuro perderme por sus calles con el único objetivo de encontrar una buena librería donde vendan este libro. En mi casa, aglutino ya ocho ediciones: tres en español, tres en francés y dos bilingües, traducidas del francés al español. Cada edición, por supuesto, tiene su historia y significado, ninguna más interesante que la otra. Puede que alguna vez escriba la historia de cada una de las ediciones. Puede que no. Realmente, no lo sé.  Lo que sí sé es que nunca tuvo tanta fuerza e intensidad un libro como Las flores del mal. A mí, en cierta forma, me cambió un poquito la vida.

 

 

 image

2-. Antología completa. 1970-2000. Leopoldo María Panero.

Si Las flores del mal es el libro que siempre me compro en todos los viajes, la Antología Completa de Leopoldo María Panero es el libro que siempre me llevo cuando voy lejos. Quizás sea uno de los libros que más he leído en mi vida. Este año nos dejó nuestro poeta maldito por excelencia. Cuando presenté mi libro de poemas La muerte del Hombre Orquesta en la Feria del Libro de Valladolid no dudé un instante en practicarle un homenaje. Así, hice una pequeña antología comentada con algunos de los mejores poemas de este autor titulada “Adiós a las águilas” que pronto subiré a PDF en Internet. “Y dicen que llueve por nosotros y que la nieve es nuestra / y ahora que el poema expira / te digo como un niño, ven / he construido una diadema / (sal al jardín y verás cómo la noche nos envuelve)” (“A mi madre”). Además, un libro suyo da título a mi blog personal que mantengo desde hace tres años.

 

 

image

 

3-. “Los detectives salvajes”, Roberto Bolaño.

Esta es una novela que fue escrita desde la caricia y el amor. Cuando leí “Los detectives salvajes” me invadió una inmensa sensación de paz y amor hacia la escritura, los poetas, la gente que me rodea y todos mis proyectos como escritor o periodista. En una ocasión, tuve la suerte de soñar con que el mismo Roberto Bolaño me recitaba al oído pasajes de Los detectives salvajes que, según aseguraba él en el sueño, nadie había leído jamás. Cuando me asomé por primera vez al universo Bolaño quise que nunca acabara. Esta es la novela que todo escritor novel espera leer. Definitivamente, cuando lees algo tan bueno, lo único que te queda por hacer es investigar como un detective, el rastro de esa escritura en ti y en el resto de escritores. Y eso es un poco lo que me sucedió al leer Los detectives salvajes: supe de inmediato que iba a ser la novela de mi vida, la novela que me haría pensar y vivir, la novela que necesitaba leer a toda costa.

 

image

 

4-. “Aullido”, Allen Ginsberg.

Este libro está publicado en el cielo. Literalmente, tal y como afirma su autor al principio de la obra. Cuando leí por primera vez a Ginsberg, quise ser como él y su tribu de beatnicks, maldecía el hecho de haber nacido varios años antes y no poder sentir en carne viva toda esa movida que se montaron. En mi opinión, la poesía beat, y en especial la de Allen Ginsberg, es uno de los géneros de poesía más perfectos: el realismo y lo místico convergen y dan un nuevo y auténtico sentido a la palabra. Algo totalmente revolucionario.

 

 

 

image

 

5-. “Menos que cero”, Bret Easton Ellis.

Menos que cero no es una novela al uso, es una novela iceberg: lo importante en el libro no es lo que se dice o lo que se cuenta, sino el terrible silencio y soledad que abate a los personajes desde el inicio hasta el final. Tal vez ahí resida su cierta dificultad de lectura. Quizás sea uno de los libros que más he ojeado con el paso del tiempo. Menos que cero habla directamente, sin tapujos y sin refinamientos, de la tortura de ser joven. Mejor: ser joven, estar forrado de pasta y vivir en Los Ángeles. El sueño de todo veinteañero que  Ellis desmonta. Los personajes de la novela vagan por la gran ciudad sin alma, sin objetivos, sin esperanza. Bret Easton Ellis aterriza y escribe sobre personajes y situaciones sórdidas pero con un trasfondo de debilidad y absurdo debajo de ellos mismos. La prosa y la forma de narrar de Ellis es sin duda una de las mejor adecuadas a estos tiempos que corren y que luego sirvieron de base para todo el movimiento ALT-LIT o de literatura posmodernista americana. A mí, personalmente, nunca me lo he pasado tan bien y tan mal, a partes iguales, como con Menos que cero. No hace falta decir que funciona perfectamente como un libro de poemas. 

tiveposts:

Traducir a Ashley Obscura (Ashley Opheim) siempre me hace mejor persona. Traduzco de urgencia su más reciente poema:
 melón de agua de plástico
recibe al cielo dentro de tí. abrázame fuerte bajo la lluvia menuda. he estado pensando en las zonas horarias de espera, amor, y en la fenología de la humedad. despertar dentro de mí no suele ser bello, pero despertar a tu lado es bello siempre. el patrón que formamos juntos es cristalino. el compost de la bolsa biodegradable que hay en el cubo de plástico de la basura es una sinfonía de putrefacción, amor, y las flores son a veces naves espaciales. todo lo bello muere, pero piensa en el espacio entre montañas de todas formas. soy mujer por ti, amor, soy tu gigantesco placer terrenal. venga la rabia, venga la incertidumbre. ven, amor, radiantemente. ven, amor. evita el melón de agua a temperatura ambiente. es muy pesado. abrázame bajo la suave lluvia con seguridad. abraza esta zona horaria de espera. juntos formamos una boca que se hace agua. piensa conmigo en el patrón entre montañas y los más pequeños cristales. soy gigante por ti, amor, soy una menuda nave espacial. me despierto a tu lado con seguridad. amor, ven, amor, he estado vagando entre zonas horarias. he sido una semilla de melón de agua. me he marchitado. me he podrido, por ti soy nueva, amor. me he estado despertando tan bella como el pensamiento. el amor es el espacio entre montañas que mantiene unida la distancia. el amor es un melón de agua aplastado en la vereda. me he estado despertando tan abierta como el cielo por ti, amor. soy toda tripas y semillas y lluvia.

 — un poema de Ashley Opheim, publicado en Electric Cereal
http://www.electriccereal.com/plastic-watermelon-ashley-opheim/
 traducido por José María Martínez / Tive

tiveposts:

Traducir a Ashley Obscura (Ashley Opheim) siempre me hace mejor persona. Traduzco de urgencia su más reciente poema:

melón de agua de plástico

recibe al cielo dentro de tí. abrázame fuerte bajo la lluvia menuda. he estado pensando en las zonas horarias de espera, amor, y en la fenología de la humedad. despertar dentro de mí no suele ser bello, pero despertar a tu lado es bello siempre. el patrón que formamos juntos es cristalino. el compost de la bolsa biodegradable que hay en el cubo de plástico de la basura es una sinfonía de putrefacción, amor, y las flores son a veces naves espaciales. todo lo bello muere, pero piensa en el espacio entre montañas de todas formas. soy mujer por ti, amor, soy tu gigantesco placer terrenal. venga la rabia, venga la incertidumbre. ven, amor, radiantemente. ven, amor. evita el melón de agua a temperatura ambiente. es muy pesado. abrázame bajo la suave lluvia con seguridad. abraza esta zona horaria de espera. juntos formamos una boca que se hace agua. piensa conmigo en el patrón entre montañas y los más pequeños cristales. soy gigante por ti, amor, soy una menuda nave espacial. me despierto a tu lado con seguridad. amor, ven, amor, he estado vagando entre zonas horarias. he sido una semilla de melón de agua. me he marchitado. me he podrido, por ti soy nueva, amor. me he estado despertando tan bella como el pensamiento. el amor es el espacio entre montañas que mantiene unida la distancia. el amor es un melón de agua aplastado en la vereda. me he estado despertando tan abierta como el cielo por ti, amor. soy toda tripas y semillas y lluvia.


— un poema de Ashley Opheim, publicado en Electric Cereal

http://www.electriccereal.com/plastic-watermelon-ashley-opheim/


traducido por José María Martínez / Tive

Ángela Varela

estabanlocos:

Entro al primer local que encuentro creyendo haberte visto,
pero es algo imposible
cuando vives a trescientos y pico kilómetros
y ni siquiera tienes la edad suficiente
como para que te sirvan una copa.
Tampoco he observado lo bastante
como para poder confundirte.
Supongo que era una excusa más de…

Reseñas del Conserje: Primer Viaje, Jesús Montoya

"PRIMER VIAJE" de JESÚS MONTOYA

 

Jesús Montoya (Venezuela, 1993) es una voz libre en un lugar donde el único canto permitido es la loa oficial. Éste es su “Primer Viaje” (Asociación Civil Movimiento Poético de Maracaibo, 2014), viaje de iniciación, en el que le son reveladas las bases de una Poética personal de gran contenido ético. Su gesto lo convierte en acusado, en traidor, el insensato que se ha dejado arrastrar por su amor desmesurado por las palabras. Lo que no saben sus jueces es que, tal como ellos la pretenden, la escritura es pura traición.

 

El poeta libre descubre que la poesía (la belleza) no puede ser forzada por la razón: "es una melodía desconocida la que ordena las palabras". Debe adoptar entonces otra actitud, la del niño, el mago. El Loco.

 

Se debe escribir como nadando en sueños

como pintando ojos

como cantando pájaros

como inundando mares.

 

Jesús Montoya posee este aliento romántico. Sus metáforas, todavía basadas en imágenes tradicionales (el mar, las estrellas, las aves) tienden a lo grandioso. Es un pequeño lastre que seguramente dejará caer en nuevos viajes. Su gran baza la tiene ganada: un flow que avanza imparable, con ritmo enfebrecido. Imposible apartar los ojos de la lectura.

 

Poetas, hágannos confundir

los ríos con las montañas,

los corazones con el agua,

los muelles con la primavera,

los caballos con los bosques,

las golondrinas con la nieve,

los demonios con las piedras,

la luna con la muerte,

la sangre con las mariposas,

las riveras con los mares,

los girasoles con las manos,

pero sobre todo, hágannos creer.

 

*Reseña por José María Martínez

Día #5: Claudia Luna Fuentes

Por andar de parranda se nos olvido subir la última recomendación que nos hace Aleida Belem Salazar. Aquí está la entrada del viernes pasado, un abrazo. Y perdonen, a la próxima los invitamos a parrandear con nosotros. lol…

Claudia Luna Fuentes (Monclova, Coahuila, 1969)

CICATRICES

mis amigos tienen hermosas cicatrices

trazos pequeños reclamaciones navajas que ahora son sendero

flechas del daño en sus cuerpos amo manifiestas líneas de lo invisible

mis amigos heridos se levantan hormigas sobrevivientes a la lluvia

llevan en sus brazos a sus muertos

engendran en sus ojos el invierno que viene

mis amigos devastados por los sueños de muerte por los sueños en

donde se asfixian o corren lentamente mientras los persiguen

mis amigos atrapan todavía las mariposas

mis amigos feos hasta los zapatos han recibido piedras y con ellas

construyen un mundo protector

mis amigos cuya alma ha sido apostada y perdida llegan esta noche

como una ardiente invitación para llevarnos al abismo

mis amigos odiados profundamente cuando duermen y cuando

elegantemente suben al estrado

mis amigos que son el parto y la partera y la cama

mis amigos los honorables pensadores venerados por las autoridades

municipales

mis amigos poco honorables como yo aceptados por nuestros

amigos decentes para ser honorables de la única manera posible

mis amigos levantan la voz y cantan a la hora de mayor tráfico por

las calles

mis amigos que velan al enfermo y prestan su dinero y han velado

mis padecimientos

mis amigos escondidos en nombres ficticios para protestar

antiglobalmente

mis amigos de buenos modales que usan los cubiertos

mis amigos enamorados irresolutos incorregibles destructores

mis amigos usan los disfraces y se sienten tan a gusto como si fueran

ellos mismos a quienes he arrancado sus manos y sus ideas y sus

abrazos que ahora mismo me sostienen

mis amigos escritores de novelas policiacas no han borrado

las huellas de sus crímenes personales y han sido encontrados culpables

mis amigos que disponen mesas grandes en sus pasas para la tribu

mis amigos que ponen el hombro

mis amigos que no lo ponen también

mis amigos bailan toda la noche

mis amigos que usan estimulantes por la ansiedad por la felicidad

porque sí

mis amigos espejo mío con venia contra mi voluntad o a

pesar mío o a orgullo mío o en mi defensa

mis amigos

tapetes rojos en medio de una plaza

líneas de la mano terrenal

banderas nacionales en una isla de nadie

cuencos de agua

mis amigos igual que hojas amargos y sedantes

mis amigos la mano que aleja la soga del cuello

par de soles elevándose en el cielo a un tiempo

hielo del verano

casa de los hipotecados

el taco y la vista

el sabor de la naranja

extranjeros en américa

incendios fuera de control

con gusto exquisito para la música y con un poco oído musical

mis amigos de izquierda y de derecha y fuera de la cancha

mis amigos flores segadas que se dan para brindar su aroma o

ser arrojados

mis amigos

féretro azul en el aparador

rastro escandaloso de la noche

encarnación del verbo y la caída

aguadores en la esquina del ring

muchachas casanovas nada virginales

reyes sin caballo

guardianes de la soledad

fortaleza de mi canto

mis amigos nada intactos nada puros nada inmaculados

todos vienen de la guerra están heridos

mis amigos

la raíz del miedo

esa música que es la tarde

murmullos en la iglesia

bailador en una habitación vacía

semillas de manzana

coro de latidos mis amigos

han dejado afuera las flores y espadas

comen con la mano zurda y la mano diestra

brindan

y se miran

nos miramos

*Del libro Ruido de hormigas (Gatsby ediciones, 2005)

Reseñas del conserje: Miedo Cerval, Aleida Belem Salazar

Aleida Belem Salazar (México, 1989) es ejemplo de quienes no se conforman con la publicación de poemitas castamente encuadernados. Editora cartonera y fanzinera, en fecha reciente se ha lanzado a la locura de crear su propio sello dedicado a la poesía y la ilustración, Stillness & Blood Press. Además es una de las principales difusoras de la nueva poesía española, de la que es ávida lectora y cuya influencia resulta patente en su obra.

Tras ofrecer diferentes poemas en su blog Cuando los días, la autora reunió una colección disponible en formato digital y en papel por LUMA Foundation como parte del proyecto 89plus. Deesde los primeros versos de "Miedo Cerval", Aleida hace explícita su condición de enferma que ha rondado la muerte y, por tanto, de superviviente con las inevitables secuelas.

La enfermedad se vincula con la herencia familiar, en particular con la madre y con una infancia ausente. En este momento encontramos una de las imágenes más poderosas del libro, surcado de cortes, sangre, suturas y cicatrices  (ATENCIÓN SPOILER): la brutal posibilidad del alumbramiento como sacrificio al mundo. El momento del parto tiene todos los ingredientes: solo hacía falta la mirada de una poeta para evidenciarlo.

El tercer bloque de poemas tratan del amor, vivido como una experiencia fisiológica a través de órganos que no son precisamente el corazón y que están alojados en un cuerpo sentido como lastre. Experiencia de mujer, como no podría ser de otra manera.

Los poemas finales hacen planes de futuro en cierto sentido, de muerte. Son poemas en la línea de los más recientes publicados en la Red por la autora, en los que el propio sonido de los versos está imbricado con significados más abiertos. La lectura de estos últimos poemas nos indica que la Aleida sigue explorando nuevas vías que se resolveran en nuevos escalofríos.

http://poetrywillbemadebyall.ch/book/miedo-cerval/

Día #4: YOHANNA JARAMILLO

Día cuatro, Aleida ataca de nuevo. Yohanna Jaramillo es quien nos presenta hoy.

A  Ma. Elena Tejeda Yeomans.

ESTO NO ES UN YELLOW CAKE

No son los seis mil  o los tres coma dos millones de años

al estilo Carbono 14,

no es si fueron neandertales o africanos,

no es si llegó una tercera o se creó una cuarta raza

que proviene del mismo Universo

y seguro de la misma masa.

Importa si nos comimos,

si sangramos algunas,

si fuimos desnudos,

si se nos cayeron edificios.

Abrazo a todas las decisiones,

a todos los hechos que hicieron historia,

incluso hasta Feynman*.

Todos caímos, por así decirlo, de verdad

todos caímos, de decirlo literal,

sería todos flotamos,

arriba de una tabla de surf,

arriba de la corteza terrestre,

entre la nada,

y la nada no es un número natural

creado para no perder el camino hacia la matriz (S).

Como dice el joven Leyva: todas las realidades existen.

 

 

 

Acepto todas las creencias,

Lucy e incluso los amigos imaginarios de mis ancestros como Eva,

son bienvenidos.

Atapuerca y todos los laberintos marítimos,

son bienvenidos.

Los soldados que regresan a ver a sus hijos,

a sus coterráneos adoptivos nombrados mascotas,

son bienvenidos.

El Canal de Panamá, Disney, parte de Chiapas y todas las recreaciones del mundo,

son bienvenidos.

Pero los Oxxo, los McDonald’s, las fritangas por ejemplo

no son bienvenidos.

Los fármacos, las pastas dentales, los desodorantes

no son bienvenidos.

La Coca Cola, el Ice no bebible, los mandatarios

no son bienvenidos.

De poco nos sirven los descubrimientos

en mentes de un frágil.

¡Oh niños del Coltán!

¡Oh niños de Chernóbil!

¡Oh niños de Roma!

¡Oh niños de minúscula letra!

Cuando juegan a las escondidas con ¨Dios¨,

se pierde.

Antes de encontrarlo, les lanza un gas con Uranio,

y los destruye.

 

 

*Richard Philips Feynman. (Nueva York, 1918-Los Ángeles, 1988) Físico teórico estadounidense.

Carta abierta

Si supieras que eres más que las diez de la noche,

y por eso el churro de las 4:20 de la madrugada,

algo así de más como el e-mail esperado,

la llamada,

                  a quién siempre se contesta.

Si supieras que cada verso que escribo

lo voy releyendo en daley para ti,

sé manejar las ondas cerebrales,

sé de metales y energía,

sé del carbono y de mis antenas-cabellos, 

sé que las verduras en el fuego se agrupan,

sé el secreto del brócoli.

«Le gusta ser la Drag queen de las hortalizas. »

Sé que lo único que no crece con el calor y el agua

es el Tiempo,

por eso ese Sol estático

por eso este Planeta inquieto.

Sé que todas las Masas que flotan

nos pertenecen, les pertenezco, nos pertenecemos.

Y giramos,

y nuestras prisas y giramos,

no te alcanzo y giramos,

me alejo y giramos,

escribo la realidad y giramos.

 

Los elementos químicos de nuestros huesos,

los Quarks nos hacen que rotemos

y giramos,

sin vomitar giramos,

un giro en slowmotion

el trompo de “alguien” estalló con la velocidad lanzada,

a mayor velocidad las partículas se desagrupan,

y todavía dijeron un giro más y nos vamos, y se fueron y nos dejaron, y girando.

Si supieras digo como poet@ antigu@,

como si no existieran verbos contemporáneos

cuando se habla  de amor,

esa rara creación de la sociedad,

pero que vicia.

Por eso escribo esto en gotero,

soy de lento aprendizaje,

me acuso de no tener ética,

en ésta investigación.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

YOHANNA JARAMILLO (Tijuana, Baja California, México, 1979).Poeta, investigadora y promotora cultural. Tiene publicada obra en Anuario de poesía mexicana (Fondo de Cultura Económica, 2008), Tributo a Sabines (Editorial Fridaura, 2010), Tijuana es su Centro (Kodama Cartonera, 2011). Así como en revistas nacionales e internacionales. Ha publicado los poemarios Pacíficos (Editorial Casa Poesía, Costa Rica, 2007), Yohismos (Propia Cartonera Uruguay, 2010), Trotamentes (Torre de Babel Ediciones, 2010), Diarios del Este (Colección La Ceibita, CONACULTA 2012), 32°/33 (Editorial Piedra Cuervo, 2013; Ediciones El Humo, 2014). Dirige desde 2006 el Festival Internacional Poesía Caracol, en Tijuana.

Día #3: Karen Márquez

Tercer día, tercera poeta que nos presenta Aleida Belem. 



NACIMIENTO

¿Quién eres?

-pregunta el alma pura de los chinelos-

¿Por qué has venido aquí?

¿Existe tierra más sagrada

que la que se evapora

en el diluvio frente al mezquite?

¿De qué hemisferio nace el sol que

fue sembrado en tu corazón?



Yo intuyo

Bajo el alarido de la noche

Y la mortaja del quetzalli

Que naciste en el tiempo

de los latidos del mundo



Espíritu que trasciende

Viste surgir montañas y riachuelos

Y no te detuviste nunca

ante la agonía de

un futuro árido

y silente





TRANCE TRAUMÁTICO SIN TIEMPO



“aa) No hay resuello ni constelaciones diminutas, todo es vaporosa caléndula, luminosa veta, circulo de luz exhalando si su ojo traspasa lo líquido, el campo dorado que dentro espora: muchacha espora blanqueciendo sobre su pupila crispada…” - Rocío G. Benítez

"todo microcosmos, toda región inhabitada, tiene un centro; esto es, un lugar que es sagrado por encima de todo". -Mircea Eliade

"subiendo y bajando en la escalera cuyo inicio alcanza los cielos" -(Génesis 28:12)



¿Qué fue de mi vientre

cuando fui volcán?

La lava ardía

Sofocaba mi ser entero

Fui despeñada

por un rayo congelado

luminoso

y punzante

que atravesó mi cavidad

de vagina dentada

Como el preludio

de la hecatombe

Que vio nacer el síncope

una y otra vez bajo las noches

Que se sumergió en su Madre

Y nadó hacia la morada

de su hermano Tacaná

¿Acaso se convirtió

en roca andesita

compuesta de cuarzo,

basalto y níquel?

¿Acaso se abrirá la tierra

de mi cuerpo?

¿Nacerán montañas,

Aves y ríos entre

columnas humeantes?


¿Acaso daré vida?

¿Resistiré a

la grieta del axis mundi?

¿O vacilaré

floreciendo en ish tam

como Jacob, el que pelea

con los ángeles…?



¿Qué fue

de mi vientre?

Karen Márquez (Tijuana, Baja California, México, 1986)

http://kareninamakino.blogspot.mx